Actividades de verano

Volver al Blog

Actividades de verano

Campamento de niños en Burgos

G.B.  Tras el fin del colegio, más de 50 niños salieron desde la parroquia rumbo a Villalba de Losa (Burgos) dispuestos a pasar uno estupendos días de campamento.

Realizamos multitud de actividades entre las que destacó la excursión a la Ermita de la Virgen de Orduña y el día de playa en Laredo (Cantabria).

Entre muchas risas y actividades los chicos aprendieron a convivir, forjaron grandes amistades y se acercaron un poco más a Dios gracias a la catequesis,  a los ratos de oración y la Misa diaria.

Voluntariado de jóvenes en Portugal

J.G. Más de cuarenta jóvenes de la Parroquia participaron en la Convivencia que tuvo lugar en Vila Viçosa (Évora) en julio.

Por las mañanas se formaron distintos grupos de voluntariado: desde labores de albañilería a actividades con niños, pasando por el acompañamiento a personas mayores.

Con el incomparable telón de fondo del Palacio de los duques de Braganza, las tardes estuvieron dedicadas a la convivencia, con actividades de formación, ensayos del coro polifónico y la celebración de la Santa Misa.

Mención aparte merece la puesta en escena de una obra de teatro que fue finalmente representada ante un auditorio abarrotado de los jóvenes y mayores con los que había tenido lugar el voluntariado.

En suma, una gran oportunidad para estar más cerca de Dios, pensar en los demás, y conocerse mejor a uno mismo.

Convivencia familiar en Eslovenia

J.G. La convivencia familiar en Eslovenia, que tuvo lugar del 5 al 10 de agosto, estuvo cargada de actividades.

La visita al lago de Bled (solo dos valientes se atrevieron a ir y volver nadando a la iglesia de la isla), el impresionante castillo de Predjama excavado en la roca, el Santuario Nacional (que nos recibió con un diluvio parecido al de Noé), Maribor… y la preciosa Venecia.

Alojados en un bonito albergue de Celje, tuvimos la oportunidad de pasar tiempo con los encantadores sacerdotes eslovenos. Para los más pequeños, el campo de futbito. Y para recargar fuerzas (niños y no tan niños), una extraordinaria comida. Para rematar, las interesantes tertulias mantenidas por la noche ponían el broche de oro a cada jornada de un viaje inolvidable.

Compartir este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al Blog