Campamento – Día 4. Experiencia de Irene

Volver al Blog

Campamento – Día 4. Experiencia de Irene

Martes. Todas las niñas me preguntaban a dónde íbamos a ir mañana. ¿Vamos a ir a la playa? Después de mi afirmación, ellas sonreían. En la playa, todos han disfrutado muchísimo. ¡Que bien lo hemos pasado! Estaban tan contentos que dejaban de ser ellos mismos para ser, puramente, niños. Niños sin preocupaciones…
Algunos dicen que no quieren ser adultos, otros que no quieren tener deberes. Aunque una cosa que nunca cambia es el hambre. ¡Todos tienen hambre a todas horas! Menos mal que, Ana y Begoña cuidan de nosotros, porque hacen los mejores huevos fritos del mundo.
Los campamentos te dejan unos recuerdos inolvidables y siempre te diviertes en ellos. Ser monitora te enseña a ser como un niño y una madre al mismo tiempo.

Compartir este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al Blog