A propósito de un parecer

Volver al Blog

A propósito de un parecer

Tom Corcoran es un colaborador adjunto a un conocida y exitosa parroquia de Baltimore. En una entrevista publicada en el semanario Alfa y Omega, este apóstol -porque indudablemente lo es- analiza los éxitos del Evangelio en el nuevo mundo y da ideas de exportación. Sugerente. Opinable. Se puede o no estar de acuerdo… hasta que llegamos al último párrafo. Atención a la afirmación en convicción íntima.

Pregunta: Que un laico como usted sea corresponsable en la vida de una parroquia tan enfocada a la evangelización no es muy habitual. ¿Es este el futuro?

RESPUESTA DE TOM CORCORAN: Creo que ahí es donde Dios nos está guiando. Quizás la razón por la que tenemos una crisis de vocaciones en tantos lugares es porque Dios quiere fomentar la cooperación entre los laicos y el clero


A mi este tipo de afirmaciones me recuerdan un poco al Madrid de la movida. Años 80, por si alguno todavía no ha había asomado su cabeza por el mundo. Si, los años de la movida, cuando escuchábamos en prensa, radio y televisión lo deseable que era no arreglar carreteras, dejarse pudrir la M-30, invertir lo menos posible en infraestructura… para que la gente comprendiera, ya de una maldita vez, que hay que coger el metro. Más ecológico, rápido y cómodo que el puñetero atasco matutino provocado, eso si, por la precariedad de las infraestructuras. Lo decían así: “si hay muchos y espantosos atascos, los ciudadanos aprenderán a coger por fin el transporte público”.

El párrafo postrero del Corocoran está redactado al más puro estilo ochotentero-madrileño… pero ojo, con Dios por testigo. Eso ya me hace menos gracia. Es como si Tierno Galván hubiera dicho: “creo que ahí es donde Dios nos está guiando. Atascos por doquier en tantos lugares porque Dios quiere fomentar el uso de transporte público”… Ni siquiera él se atrevió, ni creo que lo hubiera hecho nunca: quien recibió hablando en latín al Papa Juan Pablo II algo de luces tenía como para no dar vela a Dios en un entierro de coches o de curas, según se vea.

Que no, que no y que no. Esta afirmación, hablando ya en plata, es una barbaridad. La voluntad de Dios es inexcrutable, y se desvela en la Revelación: evangelios y tradición. Y ahí el Señor es muy claro: Os daré pastores según mi corazón, rogad al dueño de la mies para que mande trabajadores a su mies, os he sacado del mundo…

¡Que no! ¡Que la cooperación laicos y sacerdotes no se fundamenta en la ausencia de sacerdotes, como si los laicos fueran aquellos que llegan “donde el cura no puede”! En absoluto. O lo que sería peor: de verdad, el sacerdote no es un obstáculo para la evangelización. Lo creo yo y creo que Jesucristo también.

El laico tiene una misión propia por el bautismo, plena y absolutamente libre. No es un semi-cura. Por eso, unos (los seglares) y otros (los curas) son imprescindibles. Y por eso si mejoran y aumentan los unos, lo harán los otros: porque laicos formados son vocaciones al sacerdocio, y porque sacerdotes entregados producen apóstoles. Eso sí que es lo que Dios quiere, porque lo ha dicho explícitamente en el evangelio cuando apela a la misión, a la unidad y a la fecundidad.

Y entonces… ¿Cuál es el origen de la crisis de vocaciones sacerdotales? Solo Dios lo sabe, y todos debemos preguntárnoslo, especialmente los que hace años dejaron de ver pasar una cerca de ellos. Y todos, nuevamente, podríamos pensar antes de hablar y reflexionar sobre cómo cambiar esa tendencia y no sacar bandera blanca bajo la excusa de tiempos nuevos. No queremos volver, de verdad, a la movida madrileña. No, por favor.

 

Compartir este post

Comentarios (3)

  • Martin Contestar

    Creo que Tom Corcoran habla de cooperación, no de sustitución de sacerdotes y sus funciones que entiendo que él no lo ha querido decir.
    Saludos

    1 abril, 2018 at 2:17 pm
  • carmen Contestar

    voy a esta parrlquia siempre que puedo me siento miembro de ella admiro a sus sacerdotes y subforma de hacer comunidad creo que no se trata de ocuparel lugar de cada un@estamos destinados a una misión se trata de colaborar con .yo desde donde puedo lo hago y muy poco a pico.pero lo que si tengo claro que una parrpquia no se puede convertir en un patio de vecinas yo lo he vivido por eso me gusta mi parroquia pir el.silencio la paz y las palabras de don ful y don.mijal (no se si lo pongo bien)directas al corazon gracias

    3 octubre, 2018 at 10:00 am
  • carmen Contestar

    estoy de acuerdo no se trata de sustitucion sino de colaboracion voy a esta parroquia colaboro con ella pocoba poco en lo que puedo me gusta supaz y sus parrocos don ful y fon mishal (no se si se pone asi) me gusta por las homilias y su manera de hacer eucaristia tengo otras experiencias de vivir parroquia como un patio de vecinas y no estoy de acuerdo ni creo que deba ser asi

    3 octubre, 2018 at 10:07 am

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al Blog